Saltar al contenido


SERVICIOS


ACTUALIDAD
2018/06/28
Imagen Principal
" Cables eléctricos fabricados con aluminio cobrizado o aluminio cúprico, también comercializados en el mercado, cuentan con baja capacidad de aislamiento y no resisten altas temperaturas. " -

 

El Indecopi, en su calidad de Autoridad Nacional de Protección del Consumidor, presenta una campaña informativa con el objetivo de orientar a los consumidores sobre el riesgo que conlleva adquirir cables eléctricos de uso doméstico o residencial que no estén fabricados con cobre. De lo contrario, podría aumentar el riesgo de cortocircuitos e incendios en los hogares.

Para ello, la institución, conforme al Eje N° 1 relativo a Educación, orientación y difusión de información, correspondiente al Plan Nacional de Protección de los Consumidores 2017-2020, y en coordinación con la Cámara Peruana de la Construcción (Capeco) y la Asociación Gremial de Empresas de Productos Eléctricos Internacionales del Perú (EPEI-Perú), ha elaborado una guía digital con valiosa información que permitirá a los consumidores contar con herramientas necesarias al momento de decidir qué producto adquirir en el mercado y exigir el respeto de sus derechos.

De acuerdo con la regulación técnica vigente, los cables eléctricos deben estar fabricados con cobre y no con aluminio cobrizado o aluminio cúprico. Estos últimos son más frágiles, más delgados y su cubrimiento suele ser de material plástico e inflamable.

Además, debido a la baja capacidad de aislamiento que presentan, no resisten altas temperaturas y tienen una vida útil muy corta. Esto, debido a que están fabricados con materiales no adecuados para ser usados en instalaciones eléctricas, aumentando así, el riesgo de cortocircuitos o incendios por sobrecarga, poniendo en peligro la vida de las personas y sus bienes.

Ante este panorama, el Indecopi recomienda lo siguiente:

  • Evitar adquirir cables eléctricos en lugares donde se venden productos de dudosa procedencia. Preferir los establecimientos formales, en los cuales se podrá recibir asesoría técnica y donde se podrá comprar productos de calidad y con garantía.
  • Exigir comprobante de pago al momento de realizar la compra.
  • Revisar la información del empaque.
  • Verificar que el producto a adquirir cuente en su superficie la siguiente información de manera legible e indeleble: país de origen, nombre del fabricante, tipo o designación del conductor, sección en mm2 y tensión nominal en voltios.
  • En la presentación de rollos o carretes, el etiquetado deberá consignar, además, la longitud en metros, así como el lote y fecha de fabricación.
  • La información correspondiente al etiquetado debe estar en idioma español.
  • Si se tienen dudas sobre los cables a adquirir o los que han sido utilizados en el hogar, se recomienda consultar a un especialista que asesore y realice una revisión de las instalaciones.
  • Si se detectan cables peligrosos, se recomienda reemplazarlos por otros adecuados.
  • Los establecimientos que comercializan este tipo de productos deben contar con un Libro de Reclamaciones, donde los consumidores podrán presentar alguna queja o reclamo respecto del producto adquirido.

Antes de comprar:

  • Revisar el etiquetado del producto, en el cable, en los rollos o carretes.
  • Pedir una muestra del cable que se desea adquirir.
  • De ser posible, retirar 01 cm del material de aislamiento de la punta del cable; raspar el conductor con algún objeto (cuchilla, desarmador o similar).
  • Si después de rasparlo permanece el color cobre rojizo, el conductor es seguro y de calidad.
  • Si aparece un color plomizo, plateado, aluminio o gris y/o los hilos del conductor se quiebran fácilmente, entonces no es seguro y su uso en las instalaciones eléctricas puede generar riesgo.

Los canales de atención del Indecopi son:

Descargue la guía de recomendaciones AQUÍ.